top of page
Buscar

Autorretrato fotográfico: Un viaje de auto Descubrimiento y autoexpresión

El autorretrato fotográfico es una poderosa herramienta creativa que va más allá de simplemente capturar nuestra apariencia física. Es una forma de autoexploración y autoexpresión que nos permite mirarnos a nosotros mismos desde diferentes perspectivas, revelando nuestra identidad, emociones y personalidad.



El autorretrato fotográfico va más allá de tomarse una simple foto de uno mismo. Es una forma de mirarnos a nosotros mismos con un ojo introspectivo y reflexivo, descubriendo aspectos de nuestra personalidad y emociones que quizás no éramos conscientes. Además, puede ser una manera de compartir nuestra narrativa personal y permitir que los demás nos vean tal como somos.


A través del autorretrato, podemos explorar diferentes aspectos de nuestra identidad. Podemos mostrar nuestra vulnerabilidad, nuestras alegrías, nuestras luchas internas o nuestras aspiraciones. La cámara se convierte en una herramienta de autodescubrimiento que nos ayuda a conocernos mejor y a conectarnos con nuestras emociones más profundas.



Déjale a alguien una cámara y en algún momento se hará una fotografía a sí mismo. Igual que los escritores cuentan historias en primera persona aunque estén hablando teóricamente de otros. Igual que Velázquez quiso retratarse junto a Las Meninas o Goya, por seguir barriendo para casa, nos dejó varios autorretratos, la fotografía no podía ser menos en cuestiones de retratos del alma.

Quién más o quién menos ha elegido como avatar del Facebook o Twitter un autorretrato, bien sea mirándose al espejo para que se vea bien la cámara o ayudándose del "mando a distancia". Desde autores consagrados a fotógrafos que suben sus fotos a Flickr, siempre habrá lugar para retratarse a uno mismo. Yo lo he practicado y tú, que estás leyendo este post, seguro también.


Me vienen a la mente grandes de la fotografía, como les vienen a todos cuando hablan de la vertiente más artística de este tema fotográfico.


Cindy Sherman: Esta reconocida fotógrafa es famosa por sus autorretratos, donde se transforma en diferentes personajes y roles, explorando temas de identidad, género y la representación de la mujer en los medios de comunicación.





Francesca Woodman: A través de sus autorretratos surrealistas y emotivos, Woodman expresó sus luchas internas y su percepción del cuerpo y la identidad femenina.



Lee Friedlander: Este icónico fotógrafo es conocido por sus autorretratos espontáneos y humorísticos, a menudo reflejando su relación con el entorno urbano y la sociedad.



Vivian Maier: Aunque su trabajo fue descubierto después de su muerte, Maier es conocida por sus autorretratos ocasionales, que muestran su fascinación por la vida urbana y la gente.


Gracias a los ejemplos que hemos visto a través de estos fotógrafos, podemos sacar conclusiones sobre qué hacer para que nuestros autorretratos destaquen, lo que siempre necesitaremos será un trípode, un mando para disparar a distancia y toda la imaginación que nuestra mente nos de para elegir sugerentes encuadres, jugar con la luz a través de los objetivos adecuados para cada situación y ganas de disfrutar.

Pocos son los fotógrafos que jamás se han visto seducidos a retratarse al pasar frente a un espejo. Por tanto, este objeto también ofrece muchas posibilidades creativas y no debemos desecharlo. En este caso tendremos cuidado con no activar el flash, que luego ya sabemos lo que pasa.

En definitiva, se nos escapan las fotografías que hay dedicadas a los propios fotógrafos. La lista, además de interminable, puede ser a veces hasta repetitiva. Conseguir visibilidad es harto complicado, pero las musas siempre están para ayudarnos, así que seguiré caminando hasta nuestro autorretrato perfecto, hasta entonces, nos quedamos disfrutando con el trabajo de otros.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page